Sony puso a la venta ayer un modelo de Playstation 3 con 40 GB de disco duro, el cual podremos encontrar en las tiendas al precio de 399 euros.

Si en un primer momento esto parece una muy buena noticia, ya que amplía más el mercado potencial de la consola haciéndola más accesible a los usuarios, los recortes que ha sufrido esta para rebajarle el precio parecen un poco excesivos.

A saber, el pack con la consola, disco duro de 60 GB, dos mandos y dos juegos costará 499 euros. Por una rebaja de 100 euros perdemos uno de los mandos, los dos juegos, dos puertos USB, el lector multitarjetas, 20 GB de disco y, lo más importante, la compatibilidad con juegos de Playstation 2.

¿Merece la pena pagar 100€ menos y perder toda la esencia de la PlayStation 3?

Yo preferiría comprar el starter pack que te viene muy completo.