Tras cinco horas de reunión y cuatro más de deliberación en su sede de París, los 26 miembros del Consejo Mundial de la Federación Internacional de Automovilismo decidieron que la escudería McLaren-Mercedes debía ser escarmentada con un sonoro y durísimo correctivo: la mayor sanción económica impuesta nunca por la Federación.

Lo más importantes para los intereses españoles es que ni Fernando Alonso ni Lewis Hamilton se verán afectados en su lucha por el Mundial esta temporada, ya que la sanción no les afecta, y pueden mantener sus puntos en el Mundial de Pilotos y seguir en la lucha por el título pilotando sus “Flechas Plateadas”.

La sanción, dura en lo económico (poco más de 70 millones de euros al cambio), pero que no afecta ni a la lucha por el Mundial ni a la competición deportiva estrictamente, aún no ha sido analizada, pero en todo caso, los servicios jurídicos de la escudería han anunciado que en menos de 24 horas presentarán un recurso contra la sentencia.