Esta es  la increíble historia del juez americano que apostaba por los videojuegos que el juez federal Ronald Whyte ha determinado que la ley existente en el estado de California por la cual se etiquetan los juegos como violentos y se prohíbe su venta es inconstitucional. Y que “las pruebas no establecen que esos videojuegos, por su naturaleza interactiva o de otra forma, sean más dañinos que la televisión violenta, las películas o las páginas de Internet.