¿Qué pensaríais si os dijera que duplicar una tarjeta de crédito es pan comido?