Unas gafas con punteros de mira para dar clases particulares a los hombres. Estas clases particulares no tienen otro fin que el de conseguir que traten con más respeto a las mujeres. Pero cuidado, que hay miradas que matan…