«Por fin Microsoft ha admitido públicamente que su consola Xbox sufre un fallo de diseño que puede hacer que falle. ¿Las cambiarán todas? No han dado detalles sobre qué es lo que realmente es defectuoso o sobre la naturaleza del problema: ¿hardware? ¿software? Ni siquiera cuando quieren ser transparentes se saca nada en claro…»