La asociación internacional contra la piratería informática BSA, acaba de subir la recompensa de 200.000 a 1 millón de dólares por denunciar la piratería, en una promoción especial que será acompañada de una campaña publicitaria en medios online y de radio

Esta promoción especial solo dura hasta el mes de octubre en la que volverán las tarifas habituales, mucho más modestas. La recompensa comienza en los 5.000 dólares y para alcanzar el máximo del millón de dólares la empresa debe ser sancionada con 15 millones por violar la propiedad intelectual. Así que si el software es caro la recompensa es mayor, por ejemplo algo de diseño asistido por ordenador tipo AutoCAD 2007, cuya licencia cuesta una pasta.

La BSA (Business Software Alliance) afirma que desde la puesta en marcha del programa de recompensas, ha recaudado 22 millones de dólares de los establecimientos acusados de piratear software.

Por otro lado y según el estudio de IDC encargado por la asociación, las pérdidas generadas por la venta de software pirata ascendieron a 40.000 millones de dólares en 2006. Sin embargo para muchos analistas estos datos son aleatorios y confusos, porque es imposible determinar si los potenciales clientes usarían un determinado software si tuvieran que pagarlo. Esto sin contar las maniobras de algunas compañías – que pertenecen a BSA – que permiten un pirateo controlado de algunos de sus productos con el objetivo de convertirlos en estándar de la industria.

FUENTE: The Inquirer