LOS ÁNGELES (EEUU).- Microsoft ha reconocido un gasto de más de 1.000 millones de dólares (más de 735 millones de euros) en las cuentas del último trimestre debido a los costes de un nuevo programa de garantías para arreglar los problemas de su consola de última generación XBox 360.Según la propia compañía, se trata de combatir un “número inaceptable de reparaciones en las consolas XBox 360“, declaró el presidente de la división de entretenimiento de Microsoft, Robbie Bach. Muchos usuarios han sufrido fallos en el aparato, indicados por tres luces rojas parpadeantes.

A partir de ahora, las XBox 360 estarán cubiertos por una garantía de tres años. Esta medida, según Microsoft, le costará a la empresa entre 1.050 y 1.150 millones de dólares, que se reflejan en las cuentas de este trimestre, que finalizó el 30 de junio.

Microsoft señaló que reemplazará o reparará los equipos que sufran esta fallo hasta tres años después de la fecha de compra, y que reembolsará los costos de reparación en que hayan incurrido aquellos clientes que ya pagaron por la misma.

La multinacional se encuentra en un momento de presión debido a las numerosas quejas de usuarios que se han extendido a través de Internet, en medio de los rumores que apuntan a que Sony podría recortar el precio de su consola PlayStation 3, competidora directa de la XBox 360.

Por su parte, Bach aseguró que esta medida tomada por Sony no tiene nada que ver con un posible movimiento estratégico de Sony. “Esto sucede cuando sucede”, afirmó.

De momento, la consola de Microsoft (que salió a la venta hace un año y medio) ha vendido más que la PS3, aunque no ha alcanzado su meta prevista para junio (11,6 millones vendidas frente a las 12 millones previstas).